A finales del año 2001, un equipo gerencial de Unilever Centroamérica, decidió realizar a través de dos conceptos diferentes el cambio de marca, imagen y formulación de los productos de cuidado para el cabello Sunsilk a Sedal. En Nicaragua, Honduras, Guatemala y Panamá, se decidió extraer del mercado el surtido Sunsilk, sustituyéndolo por productos de la marca Sedal, acompañando el cambio con una campaña de lanzamiento para Sedal. En Costa Rica y El Salvador, el cambio se realizaría a través de una migración paulatina de una marca a otra. El caso describe de forma general los procesos de lanzamiento y migración realizados por la empresa, comentando los factores clave de cada uno. También incluye un video donde el vicepresidente de ventas y la gerente de marca (Sunsilk-Sedal) de Unilever en Centroamérica comentan las razones de su decisión.