En febrero del año 2003, la Gerencia de El Fogoncito le expondría al Comité Directivo un proceso estratégico por medio del cuál se pretendía mejorar el nivel de satisfacción de los empleados. Con esto buscaba reducir el nivel de rotación de los mismos y esperaban que esto se viera reflejado en un mejor y más personalizado servicio hacia los clientes. La implementación de este cambio implicaba modificar diferentes aspectos dentro de la empresa como hacer: modificaciones en el nivel de remuneración de los trabajadores, establecimiento de un plan de incentivos y reconocimientos, desarrollo de programas de capacitación, cambios en la estructura e infraestructura de la empresa, entre otros. Una vez expuesta la propuesta por parte de la Gerencia, los miembros de comité ejecutivo propondrían modificaciones o adiciones al proceso que consideraran fueran necesarias para obtener los resultados esperados.