La actual pandemia del COVID-19 está afectando la economía de todo el planeta. Como la crisis actual no tiene precedentes, todavía no terminamos de entender cuál será el efecto final. Sin embargo, podemos esperar problemas a tres niveles. En primer lugar, hay un efecto inmediato provocado por el problema sanitario y el cambio de comportamiento de los consumidores que se esfuerzan por evitar el contagio. Por ejemplo, las personas han dejado de ir a cines y restaurantes para mantener distanciamiento social y reducir el riesgo de contagio. En segundo lugar, existe un impacto provocado por el desempleo y la desaceleración en algunas industrias. Así pues, las ventas de autos nuevos se han disminuido, no porque los consumidores estén preocupados por contagiarse en los puntos de venta, sino porque en medio de la crisis prefieren postergar las compras de productos discrecionales. Por último, habrá un efecto político y social por las medidas que se hayan (o no) implementado por parte de los gobiernos de la región. Este artículo resume el efecto macroeconómico esperado en los distintos países de la región en 2020, y presenta los resultados de una encuesta realizada por el INCAE sobre el impacto esperado en las distintas industrias.1 Esa misma encuesta es utilizada para entender las prácticas gerenciales más utilizadas para enfrentar la crisis, que son resumidas en cuatro categorías: protección del empleo, cadena de suministros y producción, sostenibilidad financiera y atención a los clientes.

, , ,
INCAE Business Review
Incae Business School

Ketelhöhn, N, Martínez, O, & Figueroa, L. (2020). Efectos de la crisis del COVID-19 en América Latina y respuestas gerenciales. INCAE Business Review, 3(1), 38–45.