Los países de América Latina se encuentran comprometidos en la reestructuración de sus economías con el propósito de superar la crisis que los ha mantenido en el estancamiento económico y social desde comienzos de los años ochenta. Los procesos de apertura y liberalización en curso plantean la necesidad de diseñar e implementar políticas tecnológicas orientadas a la creación y consolidación de una capacidad de innovación que sustente los aumentos de productividad y competitividad requeridos para participar en las corrientes más dinámicas del comercio internacional. Para la realización de esta compleja tarea, se necesita, además de políticas bien definidas y de recursos financieros, de la participación de recursos humanos de alta calificación. Sin embargo, los importantes esfuerzos realizados en la formación de los recursos humanos en la región están siendo seriamente amenazados por el incremento de los flujos migratorios de científicos, ingenieros y profesionales hacia los países industrializados. Hasta hace pocos años los análisis de las migraciones de personal de alta calificación de los países en desarrollo hacia los países desarrollados se centraron en la determinación de las causas y motivaciones de la migración del personal calificado, fenómeno conocido como fuga de cerebros - brain drain- y en el diseño de las políticas de repatriación para contrarrestarla. En estos estudios se intentaba diagnosticar y cuantificar el tamaño de los flujos migratorios y su impacto económico y social. Hoy en día, si bien este enfoque continúa prevaleciendo en los análisis, el desarrollo de las nuevas tecnologías de telecomunicación, en particular de las redes telemáticas, permite plantearse el problema desde una perspectiva distinta colocando el énfasis en la posibilidad de convertir la emigración en un 'brain gain' mediante la cooperación que puedan brindar los talentos emigrados. En el presente trabajo se hace énfasis en las posibilidades de cooperación que ofrece la vinculación de los emigrados y se intenta aportar elementos de respuesta a las siguientes preguntas: ¿cómo pueden los países en desarrollo recibir apoyo de sus científicos, ingenieros y demás profesionales emigrados hacia los países desarrollados?; ¿qué elementos deben ser considerados en el diseño y aplicación de políticas gubernamentales y estrategias corporativas para la vinculación de los emigrados? y ¿qué estructuras institucionales pueden garantizar el uso óptimo de la cooperación de los recursos humanos emigrados y qué papel deben cumplir los gobiernos en la construcción de las mismas? Para cumplir con estos objetivos, en el presente trabajo se estudia: en la primera sección, el fenómeno de las migraciones en el contexto de los procesos de 'globalización excluyente' que caracterizan las transformaciones en curso de la economía mundial y se hace una rápida síntesis de los principales aspectos considerados en diversos trabajos sobre la migraciones. A continuación, en la segunda sección, luego de analizar brevemente el impacto que tienen estas migraciones sobre el desarrollo regional, se plantea la conveniencia de avanzar en la construcción de la Comunidad Científica Global de América Latina y el Caribe a través de la creación de Redes Globales de Cooperación para la Innovación que incorporen los recursos humanos calificados residentes dentro y fuera de la región a la nueva estrategia de desarrollo regional. Se evalúa su utilidad como mecanismo de transferencia de conocimientos en el proceso de 'aprender a innovar'. Seguidamente, se aborda el análisis de las redes destacando sus características y ventajas, su estructura y morfología y el papel que desempeña el Estado en su promoción y aprovechamiento en beneficio del desarrollo. Finalmente, se presenta brevemente el proyecto 'Base de datos de investigadores y profesionales de América Latina y el Caribe residenciados fuera de la región', realizado conjuntamente por la Academia de Ciencias de América Latina (ACAL), la Association Latinoamericaine de Scientifiques (ALAS) y la UNESCO, y se propone la creación de un Fondo Regional para la Cooperación Científica destinado a promover la cooperación entre los investigadores residentes en los países de la región y de éstos con sus colegas emigrados hacia los países desarrollados.