Las tecnologías de información y comunicación han experimentado una acelerada evolución durante las últimas décadas. De los mainframes y los micros se pasó en pocos años a los ordenadores personales y ahora asistimos a su reemplazo por los dispositivos móviles. En este escenario cambiante muchas cosas están en juego. No se trata solo de un reemplazo de tecnologías, estamos presenciando un cambio del modelo de negocio. Se estima que en cinco años más usuarios se conectarán a Internet a través de estos dispositivos que a través de sus ordenadores de escritorio y que los ingresos provendrán fundamentalmente de contenidos, aplicaciones y publicidad1. En este contexto de constante cambio, Google y Apple modifican sus estrategias de negocios y sus modelos de innovación para asegurar sus respectivos liderazgos en los negocios emergentes.