La discriminación de género en las sociedades de América Latina reduce considerablemente la participación efectiva de las mujeres en el desarrollo de nuevos negocios y, por tanto, condiciona las posibilidades de progreso profesional y limita las oportunidades de desarrollo para sus familias. Aún más grave, la inequidad impide que las mujeres contribuyan eficientemente al desarrollo empresarial de los países de la región. La posibilidad de realizar nuevos emprendimientos no escapa a esta realidad. La mayor parte de las mujeres encuestadas para este estudio menciona que ha sufrido discriminación al momento de hacer negocios debido a su condición de género. En efecto, los resultados de esta investigación muestran que las mujeres perciben una mayor desigualdad en las oportunidades para crear empresas y enfrentan más barreras de acceso a los recursos, principalmente financieros, para desarrollar sus emprendimientos. Estas barreras inciden negativamente en los resultados y perspectivas de crecimiento de los negocios creados por las mujeres y aún más grave, impiden que ellas, que representan más del cincuenta por ciento de la población, contribuyan eficientemente a la generación de riqueza y la creación de empleos en los países latinoamericanos.